lunes, 21 de septiembre de 2020

TESTIMONIO DE UN EGRESADO

 UNA HOJA DE PAPEL PARA EL ABUELO


Desde los ocho años tengo una hoja de papel entre los dedos y mis habilidades en el origami han crecido junto a mí en todo el sentido de la palabra. Hoy día, con mis veinte años encima, creo poder decir sin temor que mínimamente habré hecho dos o tres figuras por cada pelo que crece en mi barba; con cada uno de esos pelos me he ganado una historia que contar en papel, no en forma de escrito, sino en cambio como una pequeña figura plegada. 

Por ejemplo, en mi localidad, San Antonio de Prado, Medellín, disfruto mucho dejando figuras de origami en los bares o cafés que hay por la zona. A veces, meseros y meseras en gratitud por dejarles pequeñas compañías para atender a la clientela, me han regalado tintos y demás aperitivos que puedan haber en esos lugares. Y como esas situaciones, cientos y cientos más. 

El origami siempre me ha ayudado a pensar de forma más sana y clara en el futuro, después de todo, mientras hago alguna figurita, no tengo lugar para pensar cosas innecesarias o que distraigan ese rito que supone para mí cada doblez. Por ende, gracias al origami, se podría decir que me he ganado una visión clara de un momento que quisiera para mí en el futuro lejano. 

Si algún día tengo nietos, o soy lo suficientemente viejo como para que la forma en la que se me nombra entre cercanos sea ‘’abuelo’’, ojalá sepan que lo mejor que se le podría ofrecer a mis manos es nada más ni nada menos, que una hoja de papel.

Texto escrito por Juan Manuel Zapata




Juan Manuel Zapata egresado de la institución educativa San José Obrero, actualmente estudia antropología en la Universidad de Antioquia y continúa haciendo origami.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola: A los miembros del club origameritos nos interesa conocer tu opinión acerca de lo que hacemos, ¡anímate a escribir!

NOCHE NAVIDEÑA

  FECHA: Diciembre 3 de 2020 ACTIVIDAD: Corona navideña